lunes, 18 de abril de 2016

La llave de Portugal (y 3)

Conflictos en el tiempo
Ciudad Rodrigo. Paso de las tropas, 1812.
El largo conflicto de Restauración de Portugal fue para la corona española, en palabras de R. Valladares, una “guerra olvidada”. Como siempre, los territorios fronterizos de un lado y otro de La Raya fueron los que más sufrieron los estragos. Por eso, las autoridades civiles y eclesiásticas de la ciudad se dispusieron por su cuenta a concertar treguas con los portugueses a espaldas de Madrid. Los contactos fructificaron en 1654 cuando el obispo de Ciudad Rodrigo acordó una tregua que no gustó a Felipe IV. No fueron, es sabido, los últimos conflictos con Portugal, pero estos intentos ponen de relieve el cansancio de los naturales por el mantenimiento de un “statu belli”.

Posteriores conflictos, como la Guerra de Sucesión a la Corona de España (1700-1714) y la Guerra Peninsular o de la Independencia, confirman el papel de Ciudad Rodrigo (1808-1814) como puerta de Portugal.

De cualquier modo, en tiempos de paz, las relaciones económicas, sociales y culturales se multiplicaron a ambos lados de la Raya. El establecimiento de portugueses en Ciudad Rodrigo lo acreditan las cartas de vecindad que se guardan en el Archivo Municipal[1]. Considerable fue también la población judeo-conversa de origen portugués que fijó su residencia en la Tierra de Ciudad Rodrigo, especialmente en la ciudad[2]. Capítulo aparte merecería destacar el importante papel del comercio, en todas sus facetas, tanto el legal como el de contrabando. La frontera de Ciudad Rodrigo abastecía a Castilla de productos portugueses, así como a Portugal y, a través de éste, a otros países, de productos del interior castellano. A este respecto, conviene señalar el testimonio del barón de Bourgoing, secretario de la embajada francesa en su “Un paseo por España durante la Revolución Francesa (1777-1795)”:

La granza o rubia de España es mejor y más barata que las demás. Los extranjeros empiezan a estimarla, y durante su guerra con América los ingleses importaban las de las cercanías de Medina del Campo y Ciudad Rodrigo por los puertos portugueses[3].


[1] R. CUNHA MARTINS, Op. cit.

[2] P. HUERGA, En la Raya de Portugal. Solidaridad y tensiones en la comunidad judeo-conversa. Salamanca 1993.

[3] J. GARCÍA MERCADAL, Viajes de extranjeros por España y Portugal. Salamanca 1999, Vol. V, pp. 452-453.

No hay comentarios: