domingo, 3 de abril de 2016

Una villa romana en Camarzana de Tera

EL SUEÑO DE ARIADNA

Cabeza de Ariadna (Camarzana de Tera).
José I. Martín Benito

En pleno casco urbano de Camarzana de Tera (Zamora) se encuentran los restos arqueológicos de una villa romana del Bajo Imperio. Las excavaciones realizadas en 2007-2008 pusieron al descubierto estructuras muradas y pavimentos de mosaicos, tanto figurados como geométricos. Fue declarada Bien de Interés Cultural el 4 de noviembre de 2010.
Desde entonces, la villa está esperando la restauración de sus estructuras y pavimentos musivarios para ser abierta al público como un recurso cultural y turístico.


Los primeros hallazgos

Las primeras noticias que se tienen de de esta villa romana datan de 1861, cuando con motivo de las obras de la carretera de Benavente a Mombuey, se localizaron cimientos de un edificio con pavimento de mosaicos y otros restos, en la llamada "Huerta del Barrero". En el año 1939, la Comisión Provincial de Monumentos descubrió un nuevo pavimento.
 Una parte de los mosaicos hallados en 1939 fueron destruidos, pudiéndose rescatar algunos fragmentos que se depositaron en el Museo de Zamora.
La alineación de los muros continúa hacia el otro lado de la carretera y va hacia la iglesia, edificio que Gómez Moreno [Catálogo Monumental, 1927] señala de "uso no cristiano". Esto es, estaríamos ante un ábside y un espacio rectangular probablemente de un edificio relacionado con la propia villa romana. Restos de mosaicos se encuentran asentados en alguna vivienda de Camarzana, con dibujo de semicírculos "cabalgados unos sobre otros, y cenefas de trenzas sencillas", tal como describe Gómez Moreno.
El autor granadino apunta la existencia de otro mosaico "al otro lado de la carretera", en el corral de una casa, que fue soterrado y que "diseña ramas verdes".

Mosaico geométrico y floral de Camarzana de Tera.
Las excavaciones de 2007-2008

Los trabajos arqueológicos pusieron de relieve varias habitaciones. Entre las estancias destacan el oecus, o salón de recepciones, el triclinium o comedor y un peristilo o patio con columnas, a falta del estudio posterior. En el triclinium se ha hallado un mosaico figurado central que tiene figura central sentada, con tocado y rodeado de animales (Orfeo); rodeando la figura anterior van ocho cartelas con cuatro cuadros que cobijan cuatro caballos con los nombres de “Germinator”, “Fynix”; Aerasimis” y “Venator”. En los extremos centrales va una crátera con felinos rampantes y caballero, gacela y
pato. Escenas de caza, personajes a caballo y aves contemplan el extremo de acceso a la habitación. Separando la habitación y el patio hay un pasillo con mosaico geométrico, que finaliza en una escalera de tres peldaños, por la que se accede a un pasillo superior. El “oecus” se pavimenta con un mosaico geométrico, que enmarca una escena figurada en la que se identifica una figura humana con un racimo de uvas y un personaje marino con cuerno de la abundancia. 

Entre otros temas figurados destaca la representación del “Sueño de Ariadna”. La joven, hija del rey Minos, había ayudado a Teseo a encontrar la salida del Laberinto de Creta, tras vencer al Minotauro. El héroe la llevó consigo, para abandonarla después en una playa de la isla de Naxos. Allí la encontró Dionisos, la incorporó a su cortejo, la hizo su esposa y la condujo al Olimpo.
La cabeza de Ariadna dormida es la imagen más conocida de los mosaicos de esta villa romana. Reproducida en libros, medios de comunicación, tarjetones, camisetas... Ignoro por qué la Junta de Castilla y León, propietaria del solar desde 2008, ha bautizado el recinto arqueológico como “villa de Orpheo” y no como “villa de Ariadna”. Hasta ha llegado a confundir a Ariadna con Eurídice, la esposa de Orfeo, y así figura en un cartel informativo de la entrada.

[Este post fue escrito en abril de 2016. Desde entonces, finalmente, se ha procedido al acondicionamiento y musealización del espacio arqueológico, que ha sido abierto al público el 26 de marzo de 2018].

APERTURA AL PÚBLICO

Desde esta Semana Santa 2018 ya se puede visitar esta villa romana en la localidad zamorana de Camarzana de Tera. A 29 km de Benavente, en la autovía de las Rías Bajas.

A partir del 16 de abril hasta el 29 de junio las visitas de martes a viernes se realizan a la demanda y los sábados de 10 a 14 horas y los domingos y festivos por las tardes, de las 16 a las 20 horas.

VERANO 2018
Lunes cerrado. Martes, miércoles, jueves y viernes por la mañana, con cita previa. Sábado y domino de 11 a 14 h.

Muy recomendable acercarse a Camarzana y, de paso, también, a la cercana iglesia románica de Santa Marta de Tera. Dos tesoros, dos, en el corazón del valle del Tera.

Mosaico geométrico.


Mosaicos de Camarzana.


NOTICIA DEL 13 de enero de 2017

Para saber más:
F. REGUERAS GRANDE: Camarzana. Pasado y presente de una villa romana del Tera. 2009.

 

2 comentarios:

Marta Uma Blanco dijo...

Hola qué tal me gustaría poder visitar este precioso enclave pero no encuentro bien la ruta.

Fernando Chollet dijo...

Marta,
Me temo que tendrás que espoerar para ver los mosáicos, ya que ha sido este año cuando han empezado a destaparlos para restaurar el lugar y poder mostrarlos.
Después de años tapados, parece que se empuieza a hacer algo.