lunes, 21 de marzo de 2016

La navegación en el Duero. Barcas de paso

El establecimiento de barcas como recurso para pasar los ríos, ha sido una constante en el interior peninsular a lo largo del tiempo, como modo de salvar los cauces ante la ausencia de puentes. A lo largo del río Duero se establecieron diversos pasos de embarcaciones

Diversas son las fuentes que mencionan la navegación por el río Duero a lo largo del tiempo *.

Una de las primeras noticias de barcas sobre el Duero las proporciona el geógrafo ceutí Al-Idrisi, en el siglo XII, en su Descripción de España:

Y de ella al primer Veled de Bortecal una jornada; y se ofrece el camino de tierra de Bortecal en un dia; y aquí Cariat-bona-Car, que está sobre ribera de nahr-Durya, que es rio de Samûra, y se pasa por aquí en barcas dispuestas para el paso[1]
Barca de Murcena, sobre el Duero, en Fermoselle (Zamora) hacia 1906.

Las referencias a estas barcas fluviales como medio para cruzar el río son relativamente constantes en las fuentes documentales desde la Edad Media. Una de estas es la crónica del viaje que en 1467 hizo por la península ibérica el séquito de Jaroslav Leon de Rosmithal que, procedente de Ciudad Rodrigo, entró en Portugal cruzando el Duero por la barca de La Hinojosa[2]. Otra de las fuentes para conocer las embarcaciones de paso en el Duero es la relación de Mendo Afonso de Resende, tras el reconocimiento de la demarcación fronteriza que hizo entre 1537-1538 por mandato del rey de Portugal[3].

En el siglo XVIII una de las fuentes más destacadas que atestigua la existencia de barcas en el Duero son las Respuestas Generales al Interrogatorio de 1749 preparatorio para el Catastro de Ensenada. También los Diccionarios de los siglos XVIII y XIX mencionan el establecimiento de barcas a lo largo del río; el corresponsal de Tomás López, al referirse a Fermoselle, señala que:

Así en Duero como en Tormes ay barca, la primera distante de Fermoselle media legua y la última una legua larga. Ambos ríos van encerrados entre breñas que hacen dificultosa la vajada de esta parte y subida de la otra[4]”.

Por su parte, Sebastián Miñano ofrece la siguiente descripción:

Tiene el Duero en su curso muchos puentes de mas ó menos consideración, según es el caudal de sus aguas en los diversos puntos, y además varias barcas y vados que facilitan la comunicación entre los diferentes pueblos situados sobre sus orillas... Entre el puente de San Estevan y el de Gormaz, hay 3 barcas y varios vados en tiempo de verano... Desde la misma villa de Aranda hasta la de Tordesillas se cuentan varios vados y también algunas barcas y barcos menores… Desde Puente Duero se cuentan 9 barcas grandes y varios barcos menores, para el continuo tránsito de personas, caballerías y carruages, en los terminos de Aniago, San Miguel del Pino, Pollos, Cubillas, Castronuño, Villafranca, Villalazan, Villaralbo, Villalcampo y El Pino…; y las barcas de Miranda en Portugal, que corresponde al lugar de Torregamones, provincia de Zamora, partido de Sayago, Fermoselle, Villarino, Santa Marina, Saucelle y la Hinojosa[5].

En 1861, J. B. Carrasco hace una relación de los principales pasos del Duero a través de vados, puentes y barcas. Desde las proximidades de Valladolid hasta su entrada definitiva en Portugal, señala las barcas de Aniago, San Miguel del Pino, Pollos, Cubillas, Castronuño, Villafranca, Villalazán, Villaralbo, Villalcampo, El Pino, Argañín, Torregamones, Fermoselle, Villarino, Santa Marina, Saucelle y La Hinojosa[6].

El cruce del Duero en embarcación determinó durante siglos las relaciones comerciales entre España y Portugal, circunstancia que se mantuvo hasta buena parte del siglo pasado. Precisamente Lord Wellington se sirvió en 1813 de buena parte de la flota de barcos que navegaban el Duero hasta la desembocadura del Águeda para pasar sus tropas desde Portugal[7]. A finales del siglo XIX por las barcas situadas en los términos de Fermoselle, Villarino, Vilvestre, Hinojosa y Saucelle se establecía la comunicación entre los pueblos fronterizos y por ellas se pasaban, entre otros productos, pequeñas cantidades de fieltros bastos y panas[8].

*Extracto de J. I. Martín Benito (2015): “La navegación en la Raya del Duero en el entorno de la Tierra de Ciudad Rodrigo: Barcas de Vilvestre, Saucelle, Hinojosa y Fregeneda”. Carnaval del Toro. Ciudad Rodrigo, del 13 al 17 de febrero de 2015, pp. 389- 397.
Barcos rabelos, en el Duero portugués.
[1] Bortegal es Portugal. Cariat-bona-Car es Vilanova de Gaia, en la margen izquierda del Duero, poco antes de su desembocadura; nahr-Durya es el río Duero y Samûra es Zamora. M. AL-IDRISI: Descripción de España de Xerif Aledris, conocido por El Nubiense, con traducción y notas de D. José Antonio Conde. Madrid 1799, pág. 118. A mediados del siglo XIX, el Duero se cruzaba en Vilanova de Gaia por un puente de barcas, según refiere J. GÓMEZ DE ARTECHE: Geografía histórico-militar de España y Portugal. Madrid 1859. Tomo II, pág. 167. Sobre las barcas de pasaje en el Duero desde la Edad Media, véase el trabajo de C. A.F. d´ABREU y J. I. de la TORRE RODRÍGUEZ: “O Douro, Vila Nova de Foz Côa e Torre de Moncorvo. Duas margens de alguma conflituosidade na Idade Media”. CôaVisâo. Cultura e ciencia. Nº 0, 1998. Ediçâo da Cámara Municipal de vila Nova de foz Côa, pp. 69-77.

[2] Viajes por España de Jorge de Einghen, del baron Leon de Rosmital de Blatina, de Francisco Guicciardini y de Andrés Navajero, traducidos, anotados y con una introducción por D. Antonio María Fabié, de la Academia de la Historia. Madrid 1879, pp. 81-82.

[3] Demarcaçoes de fronteira. Humberto Baquero Moreno (Coordinador) e Isabel Vaz de Freitas (Índices y revisión paleográfica), 3 Vols. Centro de Investigaçao e de Documentaçao de História Medieval. Universidad Portucalense-Infante D. Henrique, Oporto, 2003.

[4] J. LORENZO ARRIBAS: Diccionario Histórico-Geográfico de la provincia de Zamora, según las informaciones obtenidas por el geógrafo real Tomás López (1765-1798). Zamora, pág. 92.

[5] S. MIÑANO, Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal
. Tomo III. Madrid 1826, pp. 309-310.

[6] J. B. CARRASCO: Geografía General de España, comparada con la primitiva, antigua y moderna. Madrid 1861, pág. 493. Torregamones era el paso para la barca de Miranda. No hemos localizado paso de flotante en el término de Argañín.

[7] J. MUÑOZ MALDONADO: Historia político y militar de la Guerra de la Independencia de España contra Napoleón Bonaparte, desde 1808 a 1814. Madrid 1833, pág. 387.

[8] A. de LLAURADÓ: “La navegación interior de España”. Boletín de la Sociedad Geográfica. Madrid 1891, Vol. XXX, pp. 59-60.

Para saber más: 
http://ledodelpozo.blogspot.com.es/2015/08/jose-ignacio-martin-benito-barcas-de.html/

No hay comentarios: