lunes, 29 de febrero de 2016

La Orden del Temple en Zamora

La mayor densidad de encomiendas de la Orden del Temple en el actual territorio de Castilla y León está en la provincia de Zamora, con varias iglesias románicas.

Castillo de Alba de Aliste (Losacino, Zamora), encomienda templaria.
La Orden de los caballeros del Temple fue fundada en Jerusalén en 1118 por el francés Hugo de Payns, para proteger a los peregrinos que iban a Tierra Santa. Se designaron así mismo "pobres caballeros de Cristo". Fue el rey Balduino II el que les cedió como albergue algunas dependencias del Templo de Salomón, de donde vinieron a tomar el nombre con el que se les conoció posteriormente. (C. Pereira Martínez: "Panorámica de la Orden del Temple en la corona de Galicia-Castilla-León", Criterios, n.º 6, A Coruña, Fundación IEPS, 2006).
Hacia 1170 la Orden del Temple se extendía ya por Francia, Alemanía y la Península Ibérica. Aquí había dos provincias: la de Aragón-Cataluña-Provenza y la provincia de Portugal. Posteriormente, la provincia de Portugal se dividirá en dos partes: Portugal, por un lado, y Castilla y León por otro.

Las propiedades que poseía la Orden se regentaba mediante las encomiendas, centros administrativos desde el cual se regía un cierto número de tierras, propiedades y vasallos en sus alrededores.
Santa María la Horta (Zamora). Foto wikipedia.
En los reinos de León y Castilla hubo varias encomiendas. En el territorio de lo que actualmente es la provincia de Zamora, encomiendas las hubo en Villárdiga, Pajares de Lampreana, Tábara, Carbajales, Alba de Aliste, Zamora, Alcañices, Convento de Toro, Benavente, Villalpando… Ligados a la historia de la Orden del Temple, existen en la provincia diversos enclaves que, por sus restos monumentales, bien podrían formar parte de una Ruta templaria. Por citar solo algunos: Alcañices, villa fortificada que perteneció a los templarios; Tábara y Mombuey, con sus iglesias románicas, Villalpando, con Santa María del Temple -hoy integrada en las dependencias del Ayuntameinto- y la ciudad de Zamora, donde el Temple poseía las iglesias, también románicas, del Sepulcro y de Santa María de la Horta.

Los capítulos generales

Algunos centros urbanos donde se ubicaban estas encomiendas fueron sede de capítulos generales, esto es, de reuniones de la Orden del Temple del Reino de León, en los que se reunían el Maestre y los principales comendadores y las principales personas de la orden. El motivo de estos capítulos o reuniones era tomar acuerdos y decisiones en asuntos internos, tales como concordias, ventas o aforamientos (C. Pereira Martínez).

Así en Zamora se celebraron capítulos en 1243, 1271, 1272 y 1307. En Benavente tuvo lugar otro capítulo en 1244, en el que los templarios firmaron un acuerdo con el obispo de Lugo. En Alcañices tuvo lugar un capítulo general en 1255 y otro en 1298; en este último el Maestre del Temple en León y Castilla confirma el cambio de unos bienes hecho por frey Rodrigo Rodríguez con los frailes predicadores (dominicos) de Benavente (C. Pereira Martínez).

Para saber más:
C. Pereira Martínez: "Panorámica de la Orden del Temple en la Corona de Galicia-Castilla-León", Criterios, res publica fulget: revista de pensamiento político y social, nº.6, 2006, págs. 173-204.) http://www.institutodemer.es/articulos/TEMPLARIOS.pdf


1 comentario:

Marcos Aceves y Julia Lazo Gallo dijo...

Iglesia de San Salvador de los Caballeros de Toro merece ser nombrada ...Un saludo