sábado, 13 de agosto de 2016

Hospitalidad en el Camino de Santiago

El Hospital de la Piedad de Benavente

Fachada del Hospital de la Piedad.
Benavente contó con varias instituciones que prestaban apoyo y hospitalidad. Desde el siglo XII lo hacía la Orden de San Juan de Jerusalén. Los caballeros sanjuanistas tenían encomienda en la villa; la casa y el hospital estaban en torno a la iglesia de San Juan del Mercado. También los canónigos regulares de San Antonio Abad contaron con un centro hospitalario en las cercanías de la desaparecida puerta de San Antón, al oeste de la población. Dicho hospital seguía activo en el siglo XVIII. A éste dejó dos mil maravedíes en 1527 doña Teresa Carrillo, fundadora del monasterio de la Piedad, y otros dos mil al hospital de San Lázaro. Otro de los hospitales fue el de la Cruz, sito en la calle de Santa Cruz, en las cercanías del convento de San Francisco. Estaban también las hospederías de los conventos, entre ellos la de los franciscanos.

Precisamente, los solares de la cofradía de Santa Cruz (hospital, huertos y corrales) fueron adquiridos en 1516 por los condes de Benavente para levantar el Hospital de la Piedad.
 
La fachada a comienzos del siglo XX.
La fundación data de 1517 y corrió a cargo de don Alonso Pimentel, V titular de la casa, y de su esposa Ana Herrera y de Velasco. En las ordenanzas que se dieron para su funcionamiento en 1526 se recoge su finalidad: “porque los pobres e peregrinos que pasan por la villa de Venavente en romería a Santiago e a otras muchas partes e peregrinaziones recivan caridad e ayuda, e los enfermos sean curados e hallen saludable descanso e mitigazión de sus travajos, acordaron de fundar e dotar una cassa y hospital en la dicha villa de Benavente, la cual comenzaron en el año de la encarnazión de nuestro Señor Jesuchristo de mill quinientos e diez y siete años y la acavaron en el año de mill quinientos e veinte....”. Un año antes, el Papa Clemente VII había expedido la bula de aprobación, donde se aludía también a los peregrinos jacobeos: “Informado de que nuestro amado hijo el noble D. Alfonso Pimentel, Conde de Benavente, reflexionando piadosamente que una multitud de fieles cristianos pasaba por la villa de Benavente, de la diócesis de Oviedo, en dirección de Santiago de Galicia, por motivo de peregrinación, y que por lo mismo había necesidad de que la mencionada villa se construyese un Hospital bastante capaz para poder albergar a una multitud de fieles cristianos y provisto de todos los medios precisos para la curación de los mismos enfermos que resultasen de estos mismos peregrinos...”.

Clemente VII, por S. del Piombo, 1526

No fue esta la última fundación hospitalaria en la villa. Posteriormente se fundaron los hospitales de San Juan de Letrán o de los Viejos Pobres en 1594 y de San José de Convalecientes en 1685. Precisamente, este último, transformado en asilo de ancianos, se unió al de la Piedad en 1962.

El hospital de Nuestra Señora de la Piedad ha llegado hasta nuestros días después de varias reformas durante los siglos XVIII-XIX y XX. Destaca también la fábrica neoclásica de sus muros oeste y norte, así como su portada de la calle cerrada de Santa Cruz, de principios del XIX. De su primitiva construcción conserva su planta, la portada principal, el patio y, aunque remozada, la capilla. Aquí se da la mano el primer renacimiento con las influencias góticas. La portada es de sillería, con arco de medio punto, cuyas dovelas están enmarcadas por alfiz. Bajo la cornisa se desarrolla una inscripción que reza:

ESTE HOSPITAL HIZIERON E DOTARON LOS ILUSTRES SEÑORES ALFONSO PIMENTEL, QUINTO CONDE E DOÑA ANA DE BELASCO E HERRERA, SU MUJER, Y TITULARONLO DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD PORQUE NUESTRO SEÑOR LA AYA DE SUS ANIMAS; COMENÇOSE E DOTOSE EN EL AÑO DE MDXVII; ACABOSE EN AÑO DE XVIIII.

Escudo de armas de los Condes de Benavente.
Encima de esta cornisa van las armas de los fundadores rodeadas de guirnaldas, que flanquean un alto relieve de la Piedad, rematado por un frontispicio coronado por una cruz, en cuyo tímpano se aloja una venera. Ya en el interior, se accede a un patio cuadrado, con dos plantas. Lleva arcadas de medio punto, con cuatro columnas en cada lado, con basa, fuste liso y capitel que remeda al dórico; en el lado por el que se accede a la capilla hay sólo tres arcos. El segundo cuerpo lleva también arcadas, menos elevadas, y antepechos con claraboyas góticas. La capilla se cubre con bóvedas de crucería; en las esquinas, emblemas policromados con las armas de los fundadores. En el arte mueble destaca el grupo de la Muerte de San José de finales del siglo XVIII, del círculo escultórico de los Ávila, una pintura de la Virgen con el Niño de Jacopo Migliari pintada en 1772 y la imagen de bulto de la Virgen del Buen Suceso, del siglo XIII.

El Hospital, actualmente residencia de ancianos, ha tenido varias reformas y ampliaciones. En torno a 1800 se llevaron a cabo una serie de obras, que afectaron a la fachada principal y la ampliación por la cabecera de la capilla, se hicieron las nuevas enfermerías y se abrió una puerta lateral bajo frontón triangular, en estilo neoclásico. Una nueva ampliación se llevó a cabo en 1889 promovida por el conde Don Pedro de Alcántara Téllez Girón. En 1917, en la fachada principal se colocó un paramento de ladrillo en sustitución de otro esgrafiado.
Peregrinos. Grabado de 1850.
En 1960 se fusionaron el Patronato del Hospital de la Piedad con el del Hospital-Asilo de San José de pobres convalecientes y ancianos desamparados, mediante convenio firmado el 20 de abril “sobre traspaso de local y sobre levantamientos de cargas espirituales y benéficas inherentes a los Hospitales agregados”. Desde este momento se le denominó Hospital de Nuestra Señora de la Piedad y de San José. La Agregación se fundamentaba en la Orden Ministerial nº 8966, expedida por el Ministerio de la Gobernación el 3 de diciembre de 1959 en la que se ordenaba: “Quedan  agregados a perpetuidad ambos Hospitales, con el título de “Agregación de los Hospitales de San José y de Nuestra Señora de la Piedad en Benavente (Zamora). En 1962 se aprobaron sus Estatutos. El capital fundacional quedó integrado por la fusión de los bienes y valores de ambos hospitales agregados. Posteriormente, los Estatutos fueron adaptados a la Ley de Fundaciones, pasándose a denominar “Fundación Nuestra Señora de la Piedad y San José”.

Frontón con venera en la fachada del Hospital de la Piedad.
Desde entonces, la Fundación está regida por un Patronato, de los que son miembros natos los titulares de los cargos de Alcalde de Benavente y Párroco de Santa María del Azoague y 7 miembros electivos, que son el número de los que existían en los Estatutos de fecha 14 de marzo de 1962. Hoy sirve de residencia de ancianos y está atendido por las Hermanitas de los Pobres.


El Hospital de la Piedad de Benavente (Zamora) fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 27 de noviembre de 2003 después de un largo proceso que arranca en el año 1979 con la incoación de un expediente para la declaración de Monumento histórico-artístico. El Boletín Oficial de Castilla y León con fecha 3/XII/2003, pp. 16029-30, recogía el acuerdo de la Junta de Consejeros por el que se declaraba oficialmente BIC con categoría de “Monumento”.

Recientes restauraciones:
En 2013 la Junta de Castilla y León acometió la restauración de la fachada y en 2017 se han sustituido los ventanales y carpinterías de la planta primera del claustro.



No hay comentarios: