martes, 3 de mayo de 2016

Los dólmenes de Ciudad Rodrigo

El Valle, Rabida y Pedrotoro

En el término de Ciudad Rodrigo, existen dos zonas de gran interés arqueológico, con restos de arquitectura megalítica, esto es, con monumentos funerarios erigidos a finales del Neolítico (IV milenio a. C.). Estas zonas se encuentran en las cercanías del anejo de Pedrotoro (concretamente en las dehesas de Rabida y Pedrotoro) y en la dehesa de El Valle”.

1.1. La necrópolis megalítica de Pedrotoro (Ciudad Rodrigo)

El fenómeno megalítico en la Tierra de Ciudad Rodrigo se revela como parte integrante de uno de los aspectos prehistóricos mejor representados en el territorio del oeste de la provincia de Salamanca. Los dólmenes conocidos o están muy deteriorados o, en el peor de los casos, han desaparecido por completo. Dólmenes que conoció M. Gómez Moreno, o el mismo César Morán, actualmente ya no existen, como ocurre con algunos del Abadengo, del Yeltes o del Rebollar.
Dolmen de Rabida (Ciudad Rodrigo).

En el caso de alguno de los monumentos de Ciudad Rodrigo, bien visibles hace unos años, en la actualidad están siendo invadidos y cubiertos por la vegetación, como ocurre con el de Rabida II; también comienza a estarlo el de Pedrotoro. En estos dos casos, el crecimiento de árboles en el interior de la cámara, amenazan con desplazar los ortostatos y, por tanto, contribuir al deterioro de su estructura.
No hay tampoco señalización alguna, ni en las vías de comunicación próximas, ni en el entorno de los monumentos, que indiquen su localización e informen de su adscripción y contexto cultural. No obstante, los dólmenes de Pedrotoro, conservan buena parte de su estructura, prácticamente toda la cámara. También es preciso garantizar una mejor conservación de los monumentos y de una mayor difusión y conocimiento de los mismos, situados en un área de extraordinario interés arqueológico.
Se trata de un conjunto formado por tres dólmenes, denominados Rabida I, Rabida II y Pedrotoro, monumentos situados en las cercanías del canchal del “Bonete del Cura”, con pinturas rupestres esquemáticas, declarado B.I.C. (BOE de 29 de junio de 1985).
Las noticias más antiguas de esta necrópolis las debemos a César Morán en sus trabajos Prehistoria de Salamanca (1926), Excavaciones en los dólmenes de Salamanca (1931) o Mapa Histórico de la provincia de Salamanca (1940). Posteriormente, los arqueólogos alemanes V. Leisner y H. Schubart dieron a conocer los otros monumentos en un artículo publicado en la revista Zephyrus (1964), con el título “Dólmenes de Ciudad Rodrigo”.

1.2. El dolmen de “Piedras Hincadas” y la cista de “El Valle” (Ciudad Rodrigo)

Dolmen del Valle (Ciudad Rodrigo).

A unos 500 metros de la margen derecha de la carretera que va de Ciudad Rodrigo a Serradilla del Arroyo, y a unos 8-9 kilómetros de la ciudad, cerca de Macarros, se localiza el dolmen de “Piedras Hincadas”, situado en la orilla del arroyo de El Valle (40º 33´25´´ N. y 2º 46´00´´ del meridiano de Madrid (Hoja 526 del MTN). El monumento debió formar parte de otra pequeña necrópolis, pues se conserva una cista megalítica a unos 25 m. y se tiene noticia de otra ya desaparecida.
Del monumento quedan en pie dos ortostatos. Maluquer (1956) vio todavía tres y César Morán cuatro en 1926. Otros están caídos y diseminados por los alrededores, por lo que no sería difícil una restauración, como se ha hecho con otros lugares de Salamanca y Zamora.

No hay comentarios: