lunes, 2 de abril de 2018

Minorías religiosas en la España medieval (2)

LA EXPULSIÓN DE LOS JUDÍOS EN LA RAYA DE PORTUGAL


La salida por Benavente, Zamora, Ciudad Rodrigo y Valencia de Alcántara

José Ignacio Martín Benito
Expulsión de los judíos de Sevilla. Joaquín Turina.

La expulsión de los judíos en 1492 convirtió a la Raya de Portugal en puerta de salida. Junto con Zamora, Benavente y Valencia de Alcántara, Ciudad Rodrigo fue uno de los puntos con mayor afluencia de judíos hacia Portugal. Por Ciudad Rodrigo a Vilar Formoso se calcula que debieron pasar 35.000, según la crónica de Andrés Bernáldez[1].

El Edicto de expulsión prohibía sacar a los judíos metales preciosos, joyas y monedas del reino. En su éxodo sufrieron muchas presiones y abusos, a cambio de ayudarles a sacar oro y plata. Uno de los puertos por los que debió sacarse mucho metal fue el de San Felices de los Gallegos. Los Reyes ordenaron hacer varias pesquisas para depurar responsabilidades. El resultado fue que muchos regidores y caballeros tanto de Zamora como de la Tierra de Ciudad Rodrigo ayudaron a los judíos a la saca de oro y plata del reino. En ello estuvo implicado el conde de Castañeda, señor de Fuenteguinaldo y el alcalde de sacas y alcaide del castillo de Ciudad Rodrigo, Diego del Águila. En 1493 los Reyes Católicos ordenaron al corregidor de la ciudad que llevara a cabo una pesquisa sobre los agravios y cohechos cometidos por las guardas que tenía puestas Diego del Águila al tiempo de la expulsión de los judíos, contra caminantes y recueros que pasaron los puertos[2].

Abusos en Benavente

Otros caballeros locales se aprovecharon de la expulsión. Fue el caso del licenciado Alonso de Mercado, alcalde mayor de Benavente en el momento de la expulsión. Adquirió las casas que a la entrada de la Rúa tenía el judío Mosé de León y aprovechó el momento para extorsionar a los que por los caminos del concejo marchaban hacia Portugal, como hizo con los judíos chapineros salmantinos Yuçe y Yuda, tal como recoge S. Hernández Vicente en El concejo de Benavente en el siglo XV (Zamora 1986, pág. 222).

El regreso de judíos

Judíos en Las Cantigas.
En noviembre de 1492 los Reyes autorizaron el regreso de los judíos que estuvieran dispuestos a bautizarse: "...los que salieron por Çibdad Rodrigo que se tornen christianos en la dicha Çibdad Rdorigo..."[3]. La carta de amparo determinaba que a su bautismo asistiera el obispo o provisor, así como el corregidor o alcalde de la ciudad. Algunos de los judíos se convirtieron al cristianismo. Es el caso de Francisco del Águila, vecino de la villa de Atienza, el cual se convirtió al cristianismo en Ciudad Rodrigo, junto con su mujer e hijos y otras personas hasta un número de cincuenta[4]. La conversión conllevaba la restitución de sus bienes. Así en octubre de 1493 los Reyes ordenan que se devuelvan las heredades en Ciudad Rodrigo a Rodrigo Arias Maldonado y a su mujer e hijos, judíos conversos[5].

El cambio de nombres

Los nuevos conversos trocaron su nombre hebreo por otro cristiano. Fue el caso de Fernán Pérez, que antes de su conversión se llamó Jacob de Medina, o de Fernán Jiménez de Talavera, antes Lumbroso, procurador de la aljama[6]. Otros debieron convertirse antes de salir del reino, como Francisco Núñez, hijo de Salomón Amigo que salió hacia Portugal[7]. El regreso a Ciudad Rodrigo fue consolidando una población conversa realmente importante. Con el tiempo se fueron estableciendo conversos de varias villas y lugares tanto del obispado como de Portugal. A finales del siglo XVI y primeras décadas del XVII la Inquisición de Llerena llevó a cabo una intensa intervención antijudaizante en el obispado civitatense entre la población de cristianos nuevos, como se verá más adelante.
Judíos rezando el día de Yom Kipur, de
M. Gottlieb (1878).


[1] Crónica de los Reyes de Castilla. Biblioteca de Autores Españoles, LXX (Madrid 1953, 652).
[2] A.G.S. Registro General del Sello, 30 de abril de 1493. Barcelona.
[3] A.G.S. Registro General del Sello, 10 de noviembre de 1492. Barcelona
[4] A.G.S. Registro General del Sello, 2 de diciembre de 1492 . Barcelona. Fols. 73 y 74.
[5] A.G.S. Registro General del Sello, 26 octubre de 1493. Barcelona.
[6] A.G.S. Registro General del Sello, 10 de julio de 1493, Barcelona y 13 de mayo de 1495, Madrid.
[7] A.G.S. Registro General del Sello, 1 de agosto de 1496.


También te puede interesar:

- Los judíos en Ciudad Rodrigo
- De sinagoga a hospital: La Pasión de Ciudad Rodrigo.

No hay comentarios: