miércoles, 17 de enero de 2018

Minorías religiosas en la España medieval (1)

JUDÍOS EN CIUDAD RODRIGO

José Ignacio Martín Benito

Representación de judíos en Las Cantigas.

La minoría religiosa más destacada en Ciudad Rodrigo fue la de los judíos. A finales del siglo XV contaba la ciudad con una importante población que profesaba la religón hebrea. En el padrón elaborado para el repartimiento del reparo de la puente en 1486, figuran 76 cabezas de familia judías, lo que representaba el 9% aproximadamente de la población de la ciudad[1]. Se concentraban principalmente en la aljama que estaba intramuros, en torno al castillo, puerta de Santiago y los solares que posteriormente sirvieron para edificar el convento de San Agustín y del Hospital de la Pasión. A mediados del siglo XV la judería estaba cercada, delimitando los espacios cristiano y judío dentro de la ciudad. Las alcabalas de 1444 y 1475 citan el çerco de los judíos y el çerco de la judería[2]. Hacia 1482 se intentó separar más los barrios judío y cristiano, trasladando a aquellos al barrio de Carniceros. Ello se hacía en virtud de los acuerdos de las Cortes de Toledo de 1480:

Culto en la sinagoga.
"Porque dela continua conversacion e vivienda mezclada delos judios e moros con christianos resultan grandes danos e inconvenientes... ordenamos e mandamos que todos los judios e moros de todas e quales quier cibdades e villas e lugares destos nuestros reynnos... tengan sus juderias e morerias destintas e apartadas sobre si, e no moren a vueltas con los christianos, ni ayan barrios con ellos... para lo qual fazer e complir nos luego entendemos nombrar personas fiables para que fagan el dicho apartamiento, sennalando los suelos e casas e sitios donde buenamente puedan vivir e contractar en sus officios con las gentes"[3].

Los procuradores judíos Lumbroso y Yuçé Haray apelaron contra aquella disposición sintiéndose agraviados por considerar que aquello no era sino un "rincón e muladar el más apartado logar de la dicha çibdad por el qual muy poco continúan la gente de la dicha çibdad" y considerando que de llevarse a cabo la medida "los prinçipales e más ricos e trabtantes e mercaderes de la dicha judería... perderían sus trabtos e fasyendas en espeçial por las tales calles e barrios ser muy apartados del trabto de la dicha çibdad"[4]. La media, finalmente, no se llevó a efecto.

Hospital de la Pasión. Solar de la judería de Ciudad Rodrigo.
La aljama existía ya en el siglo XIII[5]. Contaba con una sinagoga que, después de la expulsión, fue donada por los Reyes Católicos a la cofradía de la Pasión para la construcción de un Hospital, como ya vimos en un post anterior. Algunas referencias indirectas avalan que la sinagoga existía ya en 1402[6], aunque las citas documentales aludan a ella hacia 1460, según la declaración que en 1490 hizo Catalina González ante el tribunal de la Inquisición de Llerena:

"...dixo que puede aver beinte e ocho o treinta años poco mas o menso que este testigo bibia en la Rua nueva y tenian por becino Ysidro Gonzalez platero... por espacio de 6 o 7 años y en este tiempo bio que la muxer del dicho platero... la qual ya es difunta... ir muchas veces a la juderia la qual yva cobixada y a visto este testigo que llevava aceite a la sinagoga porque algunas veces la bio este testigo salir de dentro de la sinogoga"[7].

El cementerio

Arrabal del Puente. Ciudad Rodrigo.
El cementerio estaba en el Arrabal del Puente, al otro lado del río. Los Reyes lo entregaron después de la expulsión a García Gutiérrez, contino de las guardas y vecino de Ciudad Rodrigo[8]. Durante su estancia en Ciudad Rodrigo los judíos gozaron de las exenciones fiscales de los cristianos, al menos durante los reinados de los reyes Juan I y Enrique III. Ya en 1439 la aljama contribuía con 14.000 maravedís de moenda vieja, esto es unos 1.000 maravedís de moneda blanca. La aljama siguió contribuyendo con los pechos y pedidos durante todo el siglo XV. En 1482, el alcaide y tenente de la fortaleza Diego del Águila tenía asignados 12.000 maravedís en la alcabala de la carne judiega[9].

Oficios

Entre los oficios que desempeñaban, unos se ocupaban de coger las rentas de las alcabalas, tercias y yunterías de la ciudad; otros fueron mercaderes, médicos, físicos, cirujanos, artesanos... Ignoramos realmente las relaciones que mantenían con los cristianos; algunos cristianos vivían en la aljama, aunque los acontecimientos más críticos que se dieron en el reino tuvieron también repercusión en la comunidade hebrea de la ciudad, según el testimonio de los cronistas Yosef ben Zaddiq de Arévalo y Abrahán Zacuto, tales como las persecuciones y bautismos forzosos de 1230 y el pogrom de 1391[10]. Algunos conversos siguieron manteniendo de forma recatada su fe, como se desprende del testimonio de Cataliana Gómez sobre la mujer del platero Isidro González, pues, según la testigo, ésta llevaba aceite a la sinogoga, a donde "yva cobixada", esto es, tapada, ocultando su identidad.


[1] Mª F. García Casar, Fontes Iudaeorum Regni Castellae. El pasado judío de Ciudad Rodrigo. (Salamanca 1992 (Salamanca 1992, 36 y docs XXVI/1 y XXVI/2).
[2] Mª F. García Casar, Op. cit,. (Salamanca 1992, 22 y docs IV y V).
[3] Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, IV (Madrid 1882, 149).
[4] Mª F. García Casar, Op. cit,. (Salamanca 1992, doc. XVIII).
[5] Mª F. García Casar, Op. cit,. (Salamanca 1992, 27).
[6] A. Sánchez Cabañas, Historia Civitatense, citado por S. Malmierca, Judíos, moriscos e Inquisición en Ciudad Rodrigo (Salamanca 1990, 26).
[7] Citado por F. Sierro Malmierca, Judíos, moriscos e Inquisición en Ciudad Rodrigo (Salamanca 1990, 26).
[8] A.G.S. Registro General del Sello, 25 de julio de 1492. Peñafiel.
[9] Mª F. García Casar, Op. cit,. (Salamanca 1992,28‑30).
[10] Mª F. García Casar, Op. cit,. (Salamanca 1992, 35).


Texto extraído de mi trabajo: "La Iglesia de Ciudad Rodrigo". Historia de las Diócesis españolas. Ávila, Salmaanca y Ciudad Rdorigo. Coord. T. Egido. Madrid 2005

http://historiadesdebenavente.blogspot.com.es/2016/01/mis-trabajos-complemento-mi-perfil.html









No hay comentarios: