sábado, 18 de marzo de 2017

El escudo de Benavente (1)

Del sello del concejo a las armas de la villa

En diciembre de 2003, el Centro de Estudios Benaventanos "Ledo del Pozo" hizo entrega al Ayuntamiento de Benavente de un informe sobre el escudo de la ciudad, atendiendo a la petición de su alcalde, con el título: "Informe sobre el estudo de la ciudad de Benavente. Elaborado por el Centro de Estudios Benaventanos “Ledo del Pozo” (Confederación Española de Centros de Estudios Locales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas 9 y firmado por José Ignacio Martín Benito y Juan Carlos de la Mata Guerra".

Hoy os dejo parte de este informe en este post.


Ignoramos el momento en el que la villa de Benavente adoptó su escudo de armas, cuyo campo lleva un puente entre dos castillos y, encima y en medio del puente una imagen de la Virgen con el Niño.  Sin embargo, todo parece indicar que este último elemento debió ser posterior, cuando menos al siglo XIII y que el puente debió formar parte de los emblemas usados por el concejo. Así, del siglo XIII data un sello de cera procedente del Archivo Diocesano de Astorga. El anverso representa una villa “situada en un altozano, al otro lado de un puente, con arquería y ornamentos de estilo gótico, que hay que pasar para iniciar el ascenso a la muralla de que está rodeada”[1].

En el siglo XVII el emblema heráldico está ya configurado. Rodrigo Méndez Silva, en su Población General de España (1645), al referirse a la villa de Benvente, escribe:

Es su blason una puente, dos castillos, en media una Imagen de la Virgen Santísima[2]
Rodrigo Méndez Silva.


Una nueva descripción del escudo de Benavente es la de Antonio de Moya, en su libro Armas, y Blasones con que se ilustran, y conocen los principales reinos, provincias, ciudades, y villas de España, y compendio instrumental e su historia compuesto en methodo alfabetico (Madrid, 1756)[3]

Blasones con que se ilustra la Villa de Benavente

Un cha de camino se aparta de la Ciudad de Zamora la Villa de Benavente, la que por lo ameno, saludable, deleitoso, y templado que es su temperamento, huvieron de nombrarla en lo antiguo buena Venta: Circundanla tres Rios, y por haver en ellos una Puente de Fabrica robusta, y costosa, la tomaron por Empressa sus Vecinos, con dos Castillos à los extremos, que muestran la grandeza, valor, majestad, y fuerza de sus moradores, los que colocaron en medio de las dos Torres una imagen de Maria Santísima, à quien en alguna tormenta de Agua copiosa se encomendaron, ò porque tal vez los libertò esta Divina Señora de algun otro riesgo, que por aquella parte les amenazaba.

Don Fernando Segundo, Rey de Leon, mandò poblar esta Villa en el año de 1169, que se hallaba desierta con las Guerras continuas de los Moros: con Titulo de Ducado estuvo en Personas Reales, en su principio: despues hizo Conde de Benavente Don Enrique Quarto à Don Juan de Pimentel, en cuyos sucesores permanece[4].

La referencia icónica la encontramos veinticinco años más tarde en la obra de Francisco Mariano Nipho, “Descripción natural, política, y económica de todos los pueblos de España. En constitución del Correo General, & formada con las noticias que sobre Agricultura, Artes y Comercio remiten los Corregidores, y demás Justicias de toda la Península, en cumplimiento de la Orden Circular del Supremo Consejo de Castilla” (Madrid 1771). El escritor y periodista, en su tomo IV, cuando aborda la descripción del Partido y jurisdicción de la villa de Benavente, lo hace insertando un grabado, de forma ovalada, rodeado de una guirnalda, a modo de lambrequines, y bajo el cual se lee: “Armas de la villa de Benavente”. En el centro del óvalo se reproduce un puente de dos ojos, bajo el cual corre un río. El puente está flanqueado por dos torres rematadas por torrecillas y en el centro del pretil va una imagen de la Virgen con el Niño.
Armas de Benavente (siglo XIX).
José Ledo del Pozo, en su Historia de la nobilísima villa de Benavente, se ocupa también del escudo, concretamente en el Libro III, capítulo VIII: “De las armas, privilegios y otras varias cosas dignas de atención en la villa de Benavente”. Escribe Ledo:

“La vivísima metáfora con que distinguió Usole á los escudos de armas llamándoles historias de piedra, en ninguna parte á la verdad, pueden tener representación mas expresiva, ni pueden manifestar mejor el elogio, que en esta Villa de Benavente, cuyas armas á un mismo tiempo son geroglíficos y hazañas. El escudo, sombra triunfante de la Virgen Santísima, un puente y dos castillos, en los que influye triunfos de luz y sangre, que en la piedra se hallan impresos, es un perpetuo monumento del valor, excelencia y mérito, que en todos tiempos han logrado sus moradores, como escriben Méndez de Silva y Dueñas Torío. La Imágen de María Santísima con su Hijo Santísimo en los brazos, colocada sobre un puente entre dos castillos, es á primera vista una resplandeciente nota, que, llamando hacia á si la atención, la despide despues acompañada del asombro, dando mucho que entender estos jeroglíficos á los que saben construir sus espresiones. Una dicha obtenida con el socorro de la Virgen, habiendo favorecido á los Benaventanos para recuperar su Villa del poder de los moros, y un esfuerzo de la animosidad con que defendieron sus nobles vecinos por una multitud de picas enemigas la espugnacion de su pueblo, sosteniendo el ataque desde los castillos, y siguiéndoles despues hasta el puente, es toda la significación clara de esta historia espresiva. Las armas, que á otros servirían de estorbo, fueron á esta de impulso y arrimo para desbaratarlos hasta el puente, franco paso á un rio caudaloso, en ademas de quien quería consumir sus glorias las halló tan superiores, que no pudo mirar á ellas sin anegarse en las aguas. Estos pues son los escudos de armas de la nobilísima Villa de Benavente, por donde podrán formar bien digno concepto de su grandeza aquellos pocos, que entienden bien el estilo lapidario, en que hablan los geroglíficos”.

[1] V. AGUADO SEISDEDOS, “Sello del concejo de Benavente”, nº 40 del catálogo de la exposición Más vale volando. Por el Condado de Benavente, Benavente 1998, pág. 40.
[2] R. MÉNDEZ SILVA, Población General de España. Madrid 1675, fol. 39.
[3] Nosotros manejamos la edición facsímil que hizo la Ed. París-Valencia, 1998.
[4] A. MOYA, Op. cit. pág. 56. Se confunde, no obstante el autor. Como es sabido, el condado de Benavente fue entregado a Juan Alfonso Pimentel por el rey Enrique III en 1398. 

No hay comentarios: