domingo, 4 de diciembre de 2016

Los puentes de barcas en España (y 2)

Puentes sobre barcas en la cuenca del Duero
Collado, Plática de Artillería (1592), fol. 90 r.

En 1706 el marqués de las Minas en su avance hacia Salamanca, en la Guerra de Sucesión, tendió puentes de barcas entre la Aldehuela y Santa Marta de Tormes[1]
La villa de Valencia de don Juan elevó en 1748 una solicitud ante el Consejo de Castilla para poder construir un puente de barcas sobre el río Esla[2]. Pocos años después, el puente se estaba construyendo, como informa el Catastro de Ensenada. El arquitecto al que se encargó el trabaj fue Simón Gavilán Tomé, que viajó hasta Sevilla para conocer el famoso puente de barcas de aquella ciudad. Apenas estuvo activo 40 años, pues 1789, tras haberse caído, el puente ya no funcionaba, y se hacía cargo del barcaje de la villa la barca de Villaquejida.
 En territorio de la actual provincia de Zamora tenemos constancia de la existencia de puentes flotantes con motivos de algunas operaciones militares. En 1761 se construyó un puente de 24 barcas para salvar el Esla en San Pelayo, en los proyectos de invasión de Portugal[3]:
Lugar de la barca de San Pelayo, sobre el río Esla.
Formóse el proyecto de atacar el reino de Portugal por diferentes partes, y se arrimaron tropas a la frontera de Extremadura, Galicia, Andalucía y Castilla; pero el principal punto que se pretendía atacar era Almeida, para caer sobre Lisboa, y así los principales almacenes se hicieron hacia la parte de Ciudad Rodrigo y Fuerte de la Concepción inmediato a dicha parte portuguesa. Un ingeniero catalán, llamado Gaber, hábil, pero muy atronado, aunque pasaba de setenta años, y que había hecho antiguamente el reconocimiento de Portugal, se presentó con un proyecto diferente, que era atacar Miranda y Braganza, las dos provincias de Tras los Montes y entre Duero y Miño, y apoderarse de Oporto, que es la plaza más comerciante de Portugal, después de Lisboa, y muy importante por la gran exportación de vinos, y daba la cosa como muy fácil y pronta. Este proyecto, que presentaba una conquista rápida e importante de dos provincias, que divididas por el Duero del resto del reino de Portugal, podían disminuirle, sin arruinarle, y aumentar el nuestro en una paz ventajosa… Aceptóse, pues, el nuevo proyecto de Gaber, y las tropas que debían ir a Ciudad Rodrigo marcharon a Zamora, donde no había almacenes, ni las provisiones necesarias, lo cual detuvo mucho su marcha. Otra causa bien singular contribuyó también a esa demora. Estando en Zamora, y tratando de continuar las marchas, se reconoció que el río Esla, cuyo nombre casi no se conoce en España, era uno de los infinitos torrentes de España, de que no se hace mención, porque hoy se pasan casi a pie seco y mañana pudieran navegarse. Necesitaba entonces ese río un puente de barcas atravesarse, y a este fin se construyó a toda prisa en Zamora uno de 24 barcas, cuyo número hace ver si era o no preciso este auxilio.
El conde de Gazola, que había venido de Nápoles con S. M., tenía el mando de la artillería, como director general de ella, hizo se trabajase con la mayor actividad en esta obra[4].
Más difícil resultaba la ejecución de un puente de barcas en el Duero fronterizo, como advertían en 1800 los ingenieros militares Gerig y Albo: “No solo el Duero es un foso natural, sino que invadeable por su mucho fondo y dificultoso el establecimiento de puentes de barcas, por la fuerza y rapidez de su corriente”[5].
Puente sobre el Águeda, 1812.
Estos pasos resultaban, no obstante, necesarios para poder pasar la artillería. El 8 de enero de 1812, el ejército británico pasó el Águeda por un puente de caballetes, dos leguas abajo de la plaza de Ciudad Rodrigo, sobre Saelices, para poner sitio a la ciudad; para su construcción se valieron de varias barcas[6]. También, en la campaña de 1813, en su avance desde Portugal a Zamora, el ejército aliado estableció un puente de barcas sobre el Duero[7]. De ello da cuenta el propio Wellington: “Se planifica tender un puente flotante en la Barca de Villalcampo, aproximadamente una milla por debajo de la confluencia del Esla con el Duero, donde se espera llegar el 30 [de mayo]”[8].

Ribadelago, 1959.
Un puente de barcas se tendió en el Águeda en 1954 para que pasara la comitiva, con el general Franco al frente, con motivo de la inauguración del pueblo de colonización Águeda del Caudillo, a cinco kilómetros de Ciudad Rodrigo. 
En 1959, con motivo de la rotura de la presa del Tera y de la consiguiente tragedia de Ribadelago (Zamora), se tendió un puente de barcas durante unos días con motivo del aislamiento del pueblo.
Puente de barcas entre Bretó y Bretocino, 1996 (Francisco Gallego)

En época más reciente, concretamente en octubre de 1996, el Regimiento de Pontoneros de Zaragoza, y mediante el sistema flotante de neumáticos, tendió un puente flotante sobre el Esla, entre las localidades de Bretó y Bretocino, con motivo de unas maniobras militares[9].

Para saber más:  
http://ledodelpozo.blogspot.com.es/2015/08/jose-ignacio-martin-benito-barcas-de.html

Sobre el puente de barcas de Valencia de don Juan, véase el trabajo de Jorge MARTÍNEZ MONTERO: "De Sevilla a León: Simón Gavilán Tomé y la obra del puente de barcas de Valencia de don Juan". Revista del Departamento de Historia del Arte y Música de la Universidad del País Vasco, nº 6, 2016, pp. 61-72. Descargar en PDF.

[1] M. VILLAR Y MACÍAS: Historia de Salamanca. Vol. III. Salamanca 1887, pág. 78.

[2] AHN. Consejo de Castilla. 35367, Exp.2.

[3] AGS. MPD, 12, 089 y Secretaría de Guerra, Legajos, 00868. Con carta del Conde de Gazola al Eximo. Sr. D. Ricardo Wall, Zamora, 10 de abril de 1762, y con otras cartas y papeles sobre el mismo asunto.

[4] C. J. GUTIÉRREZ DE LOS RÍOS: Vida de Carlos III. Edición digital, pág. 110. Miranda fue ocupada por las tropas españolas el 9 de mayo de 1762.

[5] AGE. Descripción militar de la frontera de España con Portugal desde Galicia hasta el confluente del río Águeda con el Duero, por los ingenieros D. Florián Gerig y D. Julián Albo. 1800.

[6] “1º Valladolid 16 de enero 1812. Monseñor: tengo el honor de comunicar á V.a. haber recibido ayer tarde la noticia de que el exército ingles se ha reunido repentinamente y ha pasado el dia 8 el Agueda, después de echar un puente de barcas dos leguas mas abaxo de la plaza de Ciudad-Rodrigo, y ha traido consigo artillería de sitio. El 10 fué embestida la plaza, é inmediatamente comenzaron los trabajos de sitio.” Paris 29 de febrero. Parte del mariscal duque de Ragusa al príncipe de Neufchatel relativos al sitio de Ciudad-Rodrigo. Gaceta de la Regencia de las Españas, martes 14 de abril de 1812, pág. 389. Ubica el puente de barcas sobre el Águeda, en Saelices, J. MUÑOZ MALDONADO: Historia político y militar de la Guerra de la Independencia de España contra Napoleón Bonaparte, desde 1808 a 1814. Madrid 1833, pág. 197.

[7] C. FERNÁNDEZ DURO: Memorias históricas de la ciudad de Zamora, su provincia y obispado. Madrid 1882. Tomo III, pág. 270.

[8] The Dispatches of field marshal the Duke of Wellington, during his various campaigns in India, Denmark, Portugal, Spain, the low countries, and France, from 1799 to 1818. Compiled from official and authentic documents, by Lieut. Colonel Gurwood. Vol. 10. London 1838, pág. 387. Agradezco la traducción al español a mi compañero en el IES “León Felipe” de Benavente, el profesor de inglés Roberto Álvarez Suárez.


[9] En las maniobras participaron 7.000 hombres, 2.000 vehículos, 34 helicópteros y 12 aviones. Benavente al día. Del 1 al 15 de octubre de 1996, nº 51, pp. 17-19.

No hay comentarios: